Divulgación de publicidad

Creemos que es importante tomar decisiones bien informadas. Aunque nuestro sitio web no enumera todos los productos disponibles en el mercado, esperamos que la información aquí disponible ayude a nuestra comunidad a tomar una mejor decisión antes de adquirir / suscribirse a un producto. Es importante notar que los productos / servicios que se muestran aquí pueden ofrecernos una compensación económica y esto puede afectar la visibilidad que le damos a cada producto / servicio. Sin embargo, de alguna manera afectará la veracidad de la información que proporcionamos.

Crear un blog en WordPress se ha convertido en uno de los métodos más frecuentes y eficaces para aumentar nuestra visibilidad en Internet. Tanto si tenemos un negocio local como si vedemos un producto o servicio a nivel internacional, o si simplemente queremos comunicar nuestras ideas, contar con un blog hace que cualquier persona del planeta pueda conocer lo que hacemos.

WordPress es un proyecto que empezó en 2003 y actualmente es la opción más popular para creación de blog. De hecho, de hecho se estima que aproximadamente un 30% de los sitios utilizan WordPress. Esta plataforma es popular por ser versátil, fácil de utilizarse y sin necesidad de tener conocimientos profesionales de informática ni programación. Más bien al contrario, su interfaz divide todo lo que puedes hacer en tu blog en un práctico menú lateral izquierdo, que incluye desde una página inicial de visitas y estadísticas hasta la sección para crear nuevas páginas y entradas, una zona de personalización de la plantilla que distribuirá tus contenidos y el acceso a una infinita cantidad de plugins. Pero si todo esto te suena a chino, ¡no te preocupes! A continuación te contamos poco a poco como empezar un blog en WordPress:

1. Elegir un Nombre y un dominio

Está bien, ya has dado el primer paso y has elegido un servidor para tu sitio (si no lo has hecho aún, puedes utilizar nuestro ranking en este enlace). A partir de aquí se te abre un mundo de posibilidades en el que puedes decidir qué tipo de blog crear, qué contenidos subir y a quién dirigirte. Pero empecemos por lo primero: ¡el nombre y el dominio! Estos son los datos mediante los cuales te encontrarán tus usuarios.

El dominio o url es la dirección que deberán escribir en el explorador para entrar a tu web, o bien aquella que verán cuando la busquen en Google. Lo ideal es utilizar un dominio corto y directo, que explique qué van a encontrar en el blog. Algunos buenos ejemplos serían «recetastradicionales.com» o «noticiasdeactualidad.com», por ejemplo.

En los primeros momentos de tu blog también debes pensar en el nombre. Este suele mostrarse como título en la página principal del blog y como nombre de la pestaña del explorador, por lo que es igualmente importante que sea claro y sencillo. El nombre, sin embargo, te permite jugar un poco con el concepto del blog: si tu dominio era recetastradicionales, tu nombre podría añadir algo más de información y ser «Recetas de Ana», por ejemplo. Así el usuario que llegue al blog puede saber inmediatamente quién hay detrás y qué información va a proporcionarle.

2. Elegir un tema

El tema, al que también podemos referirnos con el nombre de plantilla, es básicamente el aspecto que va a tener tu blog. La sección de «Temas» de WordPress incluye una gran cantidad de diseños creados por la propia plataforma y por otros usuarios, muchos de los cuales son de uso gratuito. Si no te importa pagar unos euros al mes, además, puedes optar a plantillas realmente profesionales y dinámicas que le añaden mucho encanto a tu blog sin necesidad de que configures ni programes nada.

Pero… ¿sirve cualquier tema para tu blog? ¡La respuesta es no! A la hora de escoger el tema o plantilla has de tener en cuenta el tipo de blog e información que vas a transmitir. ¿Ha de dar más visibilidad a las entradas de texto o a las imágenes? ¿Quieres que tenga colores suaves para facilitar la lectura, o tonos muy contrastados que llamen la atención? Te recomendamos dedicar un tiempo a probar cómo se verían tus contenidos en cada plantilla antes de decidirte a implantar una.

Sin embargo, una de las mejores cosas que tiene un blog en WordPress es que puedes cambiar su tema tantas veces como quieras, y sin que esto afecte al contenido que ya tenías. El cambio de plantilla reestructura toda la información para que tome otro aspecto, pero en ningún momento desconfigura ni elimina el trabajo que has estado haciendo hasta ese momento.

3. Añadir posts o entradas

Hemos llegado a la parte más importante de tu página web: la creación de posts. Se considera post cada publicación independiente que vas subiendo al blog a lo largo del tiempo, y que puede contener texto, imágenes, vídeos, enlaces… ¡e incluso música! Es algo similar al mantenimiento de un diario, donde cada día vas anotando información independiente con lo que te ha ido pasando.

Añadir posts en WordPress es tan sencillo como darle a la opción de «Añadir nueva entrada». Este botón abre todo un editor de textos que funciona con bloques de contenido, y que te permite combinar como prefieras elementos como párrafos, imágenes, tablas, formularios, calendarios, enlaces a redes sociales y un largo etcétera. Las opciones prediseñadas permiten hacer prácticamente de todo, pero el editor incorpora una sección de lenguaje HTML por si te atreves a cambiar algún elemento de forma mas avanzada.

4. Plugins

Finalmente nos encontramos con el mundo de los plugins. Este nombre hace referencia a aquellas extensiones o complementos que pueden añadirse a tu blog en WordPress para incluir elementos que no serían posibles de otra manera. Igual que sucede con los temas o plantillas, el editor de la plataforma incluye acceso a una gran biblioteca de plugins creados por la comunidad, muchos de los cuales se ofrecen de manera gratuita.

Existen extensiones de todo tipo, desde las más utilitarias y pensadas para traducir un post a varios idiomas con apenas unos pocos clics, hasta las que amplían la visibilidad de tus estadísticas y visitas a cada página. Con estas herramientas también puedes incluir un asesor de redacción SEO a tus entradas, incluir elementos para mostrar y vender los productos de una tienda online o crear copias de seguridad de toda la información que tienes almacenada en WordPress.

En definitiva, crear un blog con WordPress es una forma sencilla de llevar a cabo tu proyecto. Atrévete a mostrar al mundo aquello que haces o piensas de forma sencilla, con la ayuda de numerosas herramientas prediseñadas y sin conocimientos de programación.